Típico. Estás tranquilamente en casa viendo un vídeo en tu smartphone -o tablet-, vas a la cocina y, de repente, la imagen se para. ¡Otra vez! Tu conexión WiFi se ha cortado, la cobertura es deficiente. Es algo que nos pasa a todos y puede deberse a muchas causas. Ya te contamos cómo mejorar tu cobertura móvil y en este artículo hablaremos de la cobertura WiFi, enumerando las razones más frecuentes y te contaremos también algunos trucos para evitar que esto vuelva a sucederte en el futuro.

Lo primero que hay que decir es que este problema es más frecuente de lo que parece y puede producirse por varios motivos. El más habitual es lógicamente la ubicación del router (demasiado lejos de ti en ese momento o separado por muros demasiado gruesos), aunque también puede ser que otros dispositivos estén causando interferencias o muchas otras cosas. Finalmente, en el peor de los casos podrías tener un problema de seguridad. ¡Alguien podría estar robando tu WiFi!

Pero vamos por partes. A continuación, enumeraremos los principales problemas que restan cobertura al WiFi en nuestra vida cotidiana (y de paso daremos consejos para solucionarlo):

  • Número de dispositivos conectados y conflictos entre ellos: antes incluso de pensar en si estamos demasiado lejos de la señal, hemos de plantearnos cuántos aparatos están conectados al WiFi en ese momento. Cada vez hay más dispositivos en nuestras casas que pueden hacerlo (teléfonos, portátiles, tabletas, videoconsolas, smart TVs, etc). De hecho, incluso los electrodomésticos de la cocina pronto querrán su cuota de cobertura y hay que tener en cuenta que todos estos aparatos compiten entre sí por la conexión y el ancho de banda. De esta forma, los más potentes pueden dejar “secos” a los demás en un momento dado. Tengamos también en cuenta que si están alineados entre sí, el más cercano al router “cegará” a los demás. Además de eso, otros aparatos típicos de la cocina (como el microondas) son un foco emisor de ondas electromagnéticas que interfieren en la señal. Así pues, el primer consejo pasa por evitar interferencias con otros dispositivos. Incluso si tienes una gran banda ancha, apagar los que no hagan falta en ese momento sin duda mejorará tu conexión.
  • Ubicación del origen de la señal y mejorar el alcance del router. En segundo lugar, está el aspecto de la ubicación óptima de nuestro router, que deberemos intentar colocar en el centro de la vivienda y en una posición elevada. Hay que tener en cuenta la cocina, pues como antes dijimos produce interferencias. También podemos instalar potenciadores de señal o dispositivos PLC (transmiten el WiFi por los cables eléctricos). Según algunos informes, ambas medidas tienen una eficacia relativa, así pues no es algo al 100 % aconsejable a priori. wifi_cobertura_consejos
  • Actualiza el firmware, los equipos y dispositivos. El firmware es el software que controla el router, un programa informático que le dice cómo funcionar. Los fabricantes del router van actualizando con el tiempo dicho programa para mejorarlo y adaptarlo a los nuevos dispositivos que van apareciendo, de forma que es aconsejable dicha actualización. Eso sí, es un procedimiento que deberemos realizar entrando al aparato desde un ordenador (a través de una página web especial que accede directamente al router). No es algo sencillo ni mucho menos automático. Requiere un mínimo conocimiento, por lo que si no somos usuarios avanzados, es mejor no meternos en eso (que lo haga el servicio técnico). De igual forma, cuanto más actuales sean nuestros dispositivos (los propios aparatos), menos problemas de conectividad ocasionarán y mejor captarán la señal.
  • Cambiar el canal. El WiFi puede emitirse hasta en 13 canales y a veces ocupa varios. Así pues, es posible que un router cercano esté causando interferencias al usar nuestro mismo canal. Es posible cambiarlo, aunque no es algo demasiado recomendable de entrada (hemos de acceder al router de igual forma a la que describimos antes para actualizar el firmware o programa controlador). Además, es posible que ya estemos usando el canal óptimo, por lo que mejor consultamos antes de nada al servicio técnico sobre esto.
  • Consejos básicos de seguridad. Como antes comentamos, si perdemos señal puede también deberse a que sencillamente nos están robando ancho de banda. Puede que alguien haya logrado captar nuestra señal y se esté conectando a nuestro WiFi (de hecho es algo que muchas personas intentan cotidianamente). Para evitar este problema, es conveniente que hagamos la prueba de cambiar el nombre de usuario (red) y la contraseña. Si de golpe recuperamos señal, habremos averiguado lo que pasaba. Debemos siempre proteger nuestro WiFi con una clave lo más larga y compleja posible (con números, mayúsculas y minúsculas). Finalmente, también es posible ocultar por completo nuestra señal, aunque nuevamente no es algo recomendable para usuarios inexpertos (mejor, consultar con el servicio técnico).

Si seguimos estas sencillas pautas mejoraremos mucho nuestra cobertura y conexión, disfrutándolas en cualquier lugar de nuestro hogar. Y si no, siempre podéis seguir los pasos que ya os mostramos en su día en este video 😉

Tags: , , , ,