Fondos de inversión: dale una nueva utilidad a tus ahorros

logo Roams
Última actualización: 19 de abril de 2024
Juan Ribón
59 personas han leído este post en los últimos 12 meses
En pocas palabras

Los fondos de inversión son un tipo de producto bancario que te puede ayudar a obtener una rentabilidad extra. No tendrás que preocuparte por nada, una entidad gestora será la encargada de gestionar tu dinero para que obtengas beneficios al terminar el plazo acordado. Te contamos cómo funciona este producto y cómo escoger el mejor fondo.

¿Qué son los fondos de inversión?

Un fondo de inversión es un producto bancario en el que se reúne el dinero de diferentes clientes para llevar a cabo unas determinadas inversiones y obtener una serie de beneficios. Estas inversiones las lleva a cabo una entidad gestora, la compañía encargada de gestionar el dinero y hacer las mejores inversiones posibles. De esta manera, tú no tienes que preocuparte por nada, ya que la entidad será la encargada de hacer cualquier tipo de gestión o cambio en la inversión.

Al ser inversiones colectivas en las que participan muchos clientes, los resultados que se pueden llegar a obtener suelen ser bastante mejores de los que conseguirías si invirtieras por cuenta propia. Además, a todo ello debes sumarle la experiencia que tienen las entidades responsables de gestionar este tipo de productos.


Cómo invertir en fondos de inversión

Esencialmente vas a tener dos opciones a tu disposición para empezar a invertir en fondos: mediante la gestora de tu banco o de manera automatizada mediante un Robo Advisor. En cualquier caso, tendrás que hacerlo a través de terceros: no puedes invertir directamente en fondos, solo a través de bancos o entidades especializadas.

Casi todos los bancos tradicionales dan la opción a sus clientes de invertir en fondos de inversión, para lo que disponen de una gestora de fondos, como puede ser el caso de Openbank Wealth. También hay entidades financieras especializadas en inversión, como MyInvestor o Renta 4 Banco .

Si optas por un Robo Advisor (plataformas de inversión automatizada en función del perfil del cliente), los encontrarás en entidades especializadas en esta clase de productos, como Finizens, Fintup o InbestMe.

Para participar de fondos de inversión deberás empezar por seguir estos pasos:

  1. Identifica tu perfil de inversor Tendrás distintas opciones de inversión en función del riesgo que estés dispuesto a asumir. Por lo general, estos perfiles son conservador, moderado y arriesgado.
  2. Elige tu fondo Una vez hayas determinado qué clase de inversor eres, el broker o Robo Advisor te presentará las mejores opciones para tu perfil. Los conservadores optarán por fondos de renta fija y los garantizados, mientras que los arriesgados podrán invertir en fondos de renta variable.
  3. Controla tus inversiones Aunque no está en tu mano que la inversión sea un éxito, deberás tener un ojo puesto en su desempeño. Así podrás comprobar su evolución, y si no rinde como estaba previsto, retirar la inversión o trasladarla a un nuevo fondo.

Estrategias para invertir en fondos de inversión

A la hora de invertir en fondos, puedes hacerlo de dos maneras distintas:

  • Mediante aportaciones periódicas: es decir, aumentarás tu participación en el fondo poco a poco, con lo que tu inversión crecerá en consecuencia. La gran ventaja de este sistema es que te permite reducir el riesgo que ocasiones las fluctuaciones del mercado, al tiempo que no se resiente tu objetivo de ahorro.
  • Con inversiones en un solo plazo: supone destinar todo el dinero de una vez. Esta táctica puede dar buenos resultados si inviertes en un fondo en crecimiento y te retiras antes de que empiece a declinar. Su principal problema es el saber identificar ese momento concreto.
Nuestra opinión experta

No hay ninguna estrategia que garantice el éxito. Todas tienen sus pros y contras, y hasta la que parece más segura y menos arriesgada puede dar pérdidas. Nunca inviertas dinero que no te puedes permitir perder.

foto del autor
Juan RibónRedactor especializado en Banca & Servicios Financieros

¿Cómo funcionan los fondos de inversión?

Los fondos de inversión tienen un funcionamiento bastante sencillo. Cada uno de los clientes que participa en el fondo aporta una cantidad de dinero y la entidad gestora se encargará de hacer las inversiones pertinentes en función del tipo de fondo de inversión que hayas elegido.

Una vez todos los clientes han aportado su dinero, el patrimonio total se divide en participaciones, que se repartirán en función del dinero aportado al fondo. Es decir, cuanto más dinero inviertas en el fondo, mayor será tu número de participaciones.

Las inversiones que realiza la entidad gestora generarán unos resultados, pérdidas o ganancias, que recibirá cada partícipe según las condiciones que se especifiquen en el contrato y en función del número de participaciones que tenga cada uno.


Características y tipos de los fondos de inversión

Los fondos de inversiones tienen una serie de características que diferencian a estos productos bancarios de otras herramientas de inversión que se pueden encontrar en el mercado. Algunas de sus características más destacadas son las siguientes:

  • Economía de escala: al ser una inversión que se hace conjuntamente con mucos otros clientes, se pueden alcanzar economías de escala de manera mucho más sencilla. De esta manera los rendimientos obtenidos por la inversión serán más elevados.
  • Gestión profesional: los fondos de inversiones son gestionados por entidades con una gran experiencia en esta tarea, por lo que las decisiones sobre la inversión y sus resultados serán siempre los mejores posibles.
  • Acceso a un mayor número de mercados y sectores: con los fondos de inversión es posible repartir la inversión entre un gran número de mercados sectores, lo que los hace más seguros y estables. Los fondos permiten también invertir en sectores o mercados en los que no sería posible invertir por cuenta propia debido a las altas barreras de entrada.
  • Seguridad: los fondos de inversión están completamente regulados y podrás acceder en todo momento a su información contractual así como a los resultados, tanto actuales como pasados, que ha obtenido el fondo de inversión.

En cuanto a los tipos de fondos de inversión, estos pueden dividirse en función de los activos en a los que se destina el dinero de los participantes. También existen otras diferentes en función de las estrategias de inversión, la liquidez y otros parámetros. Te los explicamos a continuación:

Fondos de inversión de renta fija

Como su propio nombre indica, los fondos de inversión en renta fija invierten principalmente en activos de renta fija. Por ello, la evolución de los tipos de interés de la inversión será lo que marque su rentabilidad. Por lo general el nivel de riesgo es menor que en otros fondos, ya que la renta es fija. Sin embargo, esta seguridad viene siempre unida a una rentabilidad más baja.

Este tipo de fondos de inversión son los más recomendables para aquellos clientes conservadores que no quieren poner en peligro sus ahorros y a los que no les importa renunciar a parte de la rentabilidad para obtener esta seguridad.

Fondos de inversión de renta variable

Los fondos de inversión de renta variable invierten mayoritariamente en activos de renta variable, como las acciones. Por ello, los rendimientos esperados solo se pueden estimar, ya que van variando con el paso del tiempo y las condiciones del mercado. Por ello, el nivel de riesgo de estos fondos es mayor que los de renta fija, aunque también ofrecen una mayor rentabilidad a cambio.

Estos fondos de inversión son recomendables para clientes más atrevidos cuyo objetivo es obtener la mayor rentabilidad posible de sus ahorros, sin importarles el aumento de riesgo que esto puede suponer.

Fondos de inversión mixtos

Un producto que se encuentra entre medias de los dos que hemos explicado antes. De esta manera, los fondos de inversión mixtos distribuyen su inversiónm entre activos de renta fija y variable en diferentes proporciones. El nivel de riesgo y rentabilidad dependerá de la proporción de activos elegida. Así, cuanto mayor sea el porcentaje de la inversión que se destina a activos de renta variable, se conseguirá una mayor rentabilidad, pero también riesgo.

Debido a su gran flexibilidad, este tipo de fondo de inversión es recomendable para un gran abanico de perfiles, ya que dependiendo de su configuración se pueden obtener niveles de riesgo y rentabilidad muy variados.

Fondos de inversión garantizados

Estos fondos de inversiones aseguran al cliente recuperar el capital que ha invertido, pero no garantizan una rentabilidad futura determinada y pueden ser en renta variable o fija. De esta forma, obtendrás el 100% de la inversión hecha, pero la entidad no asegura que recibas beneficios por el fondo, excepto en el caso de que sea un fondo de inversión garantizada en renta fija

Estos fondos tienen un nivel de riesgo muy bajo, sin embargo, suelen tener un horizonte temporal bastante largo. Por ello, suelen requerir que los clientes mantengan el dinero en el fondo durante un periodo de tiempo más largo que el de los fondos no garantizados.


Comisiones en un fondo de inversión

Los fondos de inversión tienen siempre, salvo que se especifique lo contrario, unas determinadas comisiones; las comisiones de un fondo de inversión son de gestión, depósito, reembolso y suscripción. Estas comisiones están reguladas por ley y no pueden superar unos determinados porcentajes.

  • Comisión por gestión: la comisión que cobra la entidad gestora por realizar la inversión y llevar a cabo todas las acciones relacionadas con el fondo. No puede ser superior al 2,25% anual del fondo.
  • Comisión por depósito: no puede ser superior al 0,20% anual
  • Comisión por suscripción y reembolso: no pueden ser superiores al 5% del precio que tengan las participaciones del fondo.

¿Cómo elegir un buen fondo de inversión?

Elegir un buen fondo de inversión es una tarea compleja pero no imposible. Lo primero que debes de tener en cuenta son tus necesidades , tanto personales como financieras, y el objetivo que quieres conseguir con esa inversión que quieres hacer. Después de esto, solo tienes que buscar aquel fondo que mejor te ayude a cumplir esos objetivos ateniéndose siempre a tu situación personal. Esta es la única fórmula para conseguir los mejores fondos de inversión posibles.


Fondos de inversión: lo mejor y lo peor

Los fondos de inversión, al igual que ocurre con el resto de productos de inversión, tienen una serie de ventajas y desventajas . Estas características te ayudarán a decidir si este producto bancario es la opción indicada para ti en este momento.

Las principales ventajas que presentan estos productos están relacionadas con su facilidad o la posibilidad de realizar inversiones en sectores muy diferentes:

  • Comodidad: a la hora de contratar el fondo de inversión no deberás preocuparte de casi nada. Aporta la inversión que quieras hacer y la entidad gestora se encargará de elegir los mejores activos en los que invertir y hará todas las gestiones necesarias.
  • Diversificación: los fondos invierten el dinero en mercados y sectores muy variados, por lo que las posibilidades de obtener rendimientos son más elevadas y dependen menos de las condiciones económicas al tratarse de sectores muy diferentes. Además, al contar con el dinero de diferentes clientes y no solo el tuyo, se podrá acceder a mercados mucho más variados.
  • Gestión profesional: las entidades encargadas de gestionar los fondos cuentan con una gran experiencia en los sectores en los que operan, por lo que las inversiones son más seguras.

Aun así, los fondos de inversión también tienen puntos negativos que pueden hacer que no sean la mejor opción para algunos clientes:

  • Riesgo: si buscas tener una rentabilidad elevada, tendrás que hacer frente a un riesgo bastante alto, lo que puede poner en peligro la inversión inicial que hayas hecho.
  • La rentabilidad no está asegurada: nunca sabrás exactamente qué rentabilidad obtendrás por tu participación en un fondo de inversión
  • Horizonte temporal: muchos fondos de inversión requieren que el cliente invierta su dinero durante un periodo de tiempo bastante largo, por lo que para recibir los posibles rendimientos habrá que esperar bastante tiempo.

Ventajas fiscales de los fondos de inversión

La principal ventaja fiscal de los fondos de inversión es que no tendrás que incluir los beneficios en la declaración de la Renta hasta el momento de su reembolso.

Así, podrás gestionar tus fondos o recibir sus rendimientos sin ninguna preocupación. Eso sí, en el momento del reembolso los beneficios obtenidos por la inversión se utilizarán para calcular el IRPF . La fiscalidad de los fondos de inversión de inversión seguirá los siguientes porcentajes:

  • Retenciones del 19%: si recibes rendimientos de hasta 6.000€
  • Retenciones del 21%: si recibes rendimientos de entre 6.000€ y 50.000€
  • Retenciones del 23%: si los rendimientos son superiores a 50.000€

Preguntas frecuentes sobre fondos de inversión

¿Es recomendable invertir en fondos de inversión? ¿Cuál es su rentabilidad media?

Los fondos de inversión son productos arriesgados, pero que te pueden ayudar a conseguir una rentabilidad por tu dinero de manera sencilla. Así, si tienes ahorros suficientes, puede que acceder a un fondo de inversión sea la mejor opción para sacar partido a ese dinero ocioso. Además, existen diferentes niveles de riesgo y rentabilidad, por lo que siempre puedes optar por el fondo que mejor se adapte a tus necesidades. En cuanto a su rentabilidad media, en 2019 los fondos de inversiones pasaron por uno de sus mejores momentos, obteniendo una rentabilidad media del 5,5% según Inverco. Sin embargo, según la situación actual, estos resultados no parece que se vayan a mantener durante este año o los siguientes.

¿Cuánto dinero necesito para invertir en fondos de inversión?

Para participar en un fondo de inversión no es necesario contar con una gran cantidad de dinero. Aunque sí que es cierto que la posibilidad de hacer una inversión inicial más elevada te permitirá acceder a un mayor número de fondos de inversión, existen muchos fondos que, o bien no tienen un mínimo para la inversión inicial, o presentan un límite muy bajo accesible para casi todos los clientes.

¿Qué pasa con los fondos de inversión si quiebra el banco?

En el caso de que el banco en el que se encuentra depositado el fondo de inversión quiebre, no perderás el dinero. Aunque suene incomprensible, el dinero del fondo de inversión se encuentra separado del balance del banco y la entidad no puede prestar ese dinero a otras entidades o clientes. De esta manera, el riesgo de tu fondo de inversión es mucho mejor, ya que el dinero siempre estará disponible y podrás recuperarlo en cualquier momento. Incluso si el banco quiebra o desaparece.

¿Te gustaría invertir en fondos de inversión? Tenemos un asesor financiero dispuesto a ayudarte.

Nuestra metodología
Roams ofrece un servicio informativo y de comparativa gratuito, que trata de ayudar a cualquier persona a encontrar el producto que mejor se adapte a sus necesidades. Para asegurarnos de que los datos presentados sean correctos, se realizan investigaciones de mercado y análisis exhaustivos de productos. Nuestra base de datos de hipotecas, préstamos, cuentas, tarjetas y depósitos se actualiza todos los días. El contenido lo revisa de manera frecuente un equipo de redactores con experiencia previa y/o formación específica en finanzas.

Personas que han participado en este post:

Juan RibónRoams
Actualizado por Juan Ribón

Juan es licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Valladolid. Cuenta con más de seis años de experiencia escribiendo en medios online. Apasionado de los temas de actualidad, sus conocimientos y saber hacer dan respuesta a las preocupaciones sobre cuestiones financieras en Roams.

Nadia Pérez
Editado y revisado por Nadia Pérez