Típico. Estás tranquilamente en casa viendo un vídeo en tu smartphone -o tablet-, vas a la cocina y, de repente, la imagen se para. ¡Otra vez! Tu conexión WiFi se ha cortado, la cobertura es deficiente. Es algo que nos pasa a todos y puede deberse a muchas causas. Ya te contamos cómo mejorar tu cobertura móvil y en este artículo hablaremos de la cobertura WiFi, enumerando las razones más frecuentes y te contaremos también algunos trucos para evitar que esto vuelva a sucederte en el futuro.

Lo primero que hay que decir es que este problema es más frecuente de lo que parece y puede producirse por varios motivos. El más habitual es lógicamente la ubicación del router (demasiado lejos de ti en ese momento o separado por muros demasiado gruesos), aunque también puede ser que otros dispositivos estén causando interferencias o muchas otras cosas. Finalmente, en el peor de los casos podrías tener un problema de seguridad. ¡Alguien podría estar robando tu WiFi!

Principales problemas que afectan a la cobertura Wifi

Pero vamos por partes. A continuación, enumeraremos los principales problemas que restan cobertura al WiFi en nuestra vida cotidiana (y de paso daremos consejos para solucionarlo):

Número de dispositivos conectados y conflictos entre ellos

Antes incluso de pensar en si estamos demasiado lejos de la señal, hemos de plantearnos cuántos aparatos están conectados al WiFi en ese momento. Cada vez hay más dispositivos en nuestras casas que pueden hacerlo (teléfonos, portátiles, tabletas, videoconsolas, smart TVs, etc).

De hecho, incluso los electrodomésticos de la cocina pronto querrán su cuota de cobertura y hay que tener en cuenta que todos estos aparatos compiten entre sí por la conexión y el ancho de banda. De esta forma, los más potentes pueden dejar “secos” a los demás en un momento dado. Tengamos también en cuenta que si están alineados entre sí, el más cercano al router “cegará” a los demás.

Además de eso, otros aparatos típicos de la cocina (como el microondas) son un foco emisor de ondas electromagnéticas que interfieren en la señal. Así pues, el primer consejo pasa por evitar interferencias con otros dispositivos. Incluso si tienes una gran banda ancha, apagar los que no hagan falta en ese momento sin duda mejorará tu conexión.

Ubicación del origen de la señal y mejorar el alcance del router.

En segundo lugar, está el aspecto de la ubicación óptima de nuestro router, que deberemos intentar colocar en el centro de la vivienda y en una posición elevada. Hay que tener en cuenta la cocina, pues como antes dijimos produce interferencias. También podemos instalar potenciadores de señal o dispositivos PLC (transmiten el WiFi por los cables eléctricos). Según algunos informes, ambas medidas tienen una eficacia relativa, así pues no es algo al 100 % aconsejable a priori.

Actualiza el firmware, los equipos y dispositivos.

El firmware es el software que controla el router, un programa informático que le dice cómo funcionar. Los fabricantes del router van actualizando con el tiempo dicho programa para mejorarlo y adaptarlo a los nuevos dispositivos que van apareciendo, de forma que es aconsejable dicha actualización.

Eso sí, es un procedimiento que deberemos realizar entrando al aparato desde un ordenador (a través de una página web especial que accede directamente al router). No es algo sencillo ni mucho menos automático. Requiere un mínimo conocimiento, por lo que si no somos usuarios avanzados, es mejor no meternos en eso (que lo haga el servicio técnico).

De igual forma, cuanto más actuales sean nuestros dispositivos (los propios aparatos), menos problemas de conectividad ocasionarán y mejor captarán la señal.

Cambiar el canal de emisión del Wifi

El WiFi puede emitirse hasta en 13 canales y a veces ocupa varios. Así pues, es posible que un router cercano esté causando interferencias al usar nuestro mismo canal. Es posible cambiarlo, aunque no es algo demasiado recomendable de entrada (hemos de acceder al router de igual forma a la que describimos antes para actualizar el firmware o programa controlador). Además, es posible que ya estemos usando el canal óptimo, por lo que mejor consultamos antes de nada al servicio técnico sobre esto.

Consejos básicos de seguridad.

Como antes comentamos, si perdemos señal puede también deberse a que sencillamente nos están robando ancho de banda. Puede que alguien haya logrado captar nuestra señal y se esté conectando a nuestro WiFi (de hecho es algo que muchas personas intentan cotidianamente).

Para evitar este problema, es conveniente que hagamos la prueba de cambiar el nombre de usuario (red) y la contraseña. Si de golpe recuperamos señal, habremos averiguado lo que pasaba. Debemos siempre proteger nuestro WiFi con una clave lo más larga y compleja posible (con números, mayúsculas y minúsculas).

Finalmente, también es posible ocultar por completo nuestra señal, aunque nuevamente no es algo recomendable para usuarios inexpertos (mejor, consultar con el servicio técnico).

Consejos para mejorar la cobertura del router wifi

A día de hoy las casas suelen ser pisos de escasos metros, para los cuales el router que te entregan e instala el operador es más que suficiente para cubrir de cobertura WiFi todos los rincones del hogar. Pero todavía hay algún afortunado que tiene un piso medianamente grande, o con muchas esquinas y obstáculos y ese “palacete” se convierte en pesadilla a la hora de conseguir llevar la cobertura WiFi a todos los puntos de la casa.

Normalmente conocemos cuáles son las habitaciones a las que llega menor red, pero puede que se solucionen fácilmente. Si la zonas afectadas son las que están más alejadas del router, sin duda va a ser tema de la distancia que se podrá resolver ampliando o mejorando la señal.

Si una habitación está a una distancia prudente que no debería dar problemas, igual la causa son interferencias externas, tipo microondas, dispositivos Bluetooth, etc. Los teléfonos inalámbricos son realmente problemáticos, sobretodo cuando están en uso.

icon-1480926_960_720

Mejores lugares para colocar el router

Para empezar, saber que las antenas que incluyen por defecto los routers son omnidireccionales, es decir, envían la señal igual en todas las direcciones. Por lo tanto, lo ideal es que el router quede “centrado” en nuestra vivienda. También es importante la altura, cuanto más alto mejor. Evitaremos ponerlo en el suelo, dentro de armarios o muebles o en falsos techos.

Cuanto más liberado se encuentre de obstáculos, mejor. Llamamos obstáculos a elementos tipo paredes, muebles, ventanas etc. Las antenas externas deben estar siempre en un ángulo de 90 grados respecto al suelo, nunca tumbadas o plegadas.

Volvemos a la importancia de elegir un punto central en el hogar para situar el router, aunque tengamos que pedir que nos instalen la línea unos cuantos metros lejos de donde sería lo habitual (ten en cuenta que esta petición se puede hacer pero cobrarán un extra)

Renueva tu router

Los routers que nos proporcionan los operadores no suelen ser lo mejor del mercado, así que quizás comprando un router con mejor conectividad solucionemos el problemas.

Otra opción es hacerse con un adaptador PLC con capacidades WiFi o repetidor. Uno de los adaptadores va conectado directamente al router por cable Ethernet, y el otro se pone en la habitación donde queramos tener cobertura WiFi.De esta manera se crea un enlace entre ellos utilizando la red eléctrica de la casa que proporciona conexión sin depender de la red WiFi original.

Son algo más caros que un simple regenerador de señal,y la velocidad va a depender de las interferencias de otros electrodomésticos pero normalmente no tendremos ningún problema.

Limita el número de dispositivos conectados

Limita el número de dispositivos que soportará el WiFi con direcciones MAC. Ya os contamos en la guía para saber si me roban el WiFi, lo que eran las direcciones MAC; son identificativos de cada dispositivo para saber “quién es quién”. Cuantos menos dispositivos tenga que soportar la red, mayor será la velocidad obtenida.

Los problemas también pueden ser externos, si vivimos cerca de un edificio oficial o de un estadio de fútbol importante, puede que nos coloquen inhibidores de frecuencia, o si la vivienda está cerca de un repetidor de telefonía, generador de energía,etc. es casi imposible optimizar la señal y no podremos hacer mucho, aunque igual cambiando el canal de emisión podemos intentar resolver alguno de estos problemas.

El canal del router es muy importante

Todos estos equipos emiten su señal por un canal, que va desde el 1 hasta el 14. Cuantos más equipos emitan por el mismo canal, más lentos irán todos. ¿Cómo saber en qué canal se encuentra tu wifi y poder cambiarlo? Lo más fácil es descargar aplicaciones como Wifi Analyzer para Android o inSSiDer. Te muestran el listado de las redes detectadas y los canales de emisión de cada uno de los WiFi cercanos.

Una vez detectada tu red, lo más complicado es acceder a la configuración de tu router para cambiar el canal, pero nosotros ya te lo explicamos en el post para saber si te roban el Wifi, así que ahí puedes verlo sin problema.Si tienes dudas o no te ves capaz, llama a tu operador y ellos te ayudarán paso a paso con un manual. Una vez lo encuentres, lo que hay que hacer es cambiar el canal, lo recomendable es que se cambie a uno no muy alto.

Trucos caseros para mejorar la cobertura wifi

Usar papel de aluminio, cúrvalo y colócalo detrás del router a modo pared para que la señal que llegue aumente considerablemente.

Y si tus problemas no son con el WiFi sino con la cobertura de tu smartphone, no te preocupes, ¡también tenemos trucos para mejorarla!

Si seguimos estas sencillas pautas mejoraremos mucho nuestra cobertura y conexión, disfrutándolas en cualquier lugar de nuestro hogar. Y si no, siempre podéis seguir los pasos que ya os mostramos en su día en este video 😉

Dejar una respuesta

Por favor introduce un comentario!
Por favor introduce tu nombre