Hace unos años muchos de nosotros no nos imaginábamos poder llevar teléfonos a todas partes. Era algo impensable. La magia del antiguo teléfono fijo con su disco de marcar no se cambiaba por nada del mundo. Y ni hablar de las tardes esperado que nuestro ligue de instituto llamara. Una vida sin fijo nos parecía algo imposible salida de una película de ciencia ficción.

Todo eso parece haber quedado en pura nostalgia. Al aparecer los teléfonos móviles hubo una verdadera revolución en nuestra forma de comunicarnos. Los teléfonos fijos ya no tienen el peso que tenían antes y cada vez es más la gente que se plantea no tener uno en su hogar.

En plena era de los smartphones, el tradicional fijo es un aparato cada vez más cuestionado en los domicilios. Para que esta decisión no sea tan difícil, vamos a exponer las ventajas y desventajas de tenerlo. Dejando libertad a cada uno de valorar qué opción conviene más.

Ventajas del teléfono fijo

Tener fijo en casa puede reportarte muchos beneficios que hay que tener en cuenta a la hora de tomar la decisión:

  • Su precio: el propio aparato tiene un coste muy inferior a los smartphones y una vida útil mucho más larga.
  • Sus tarifas: hablar de fijo a fijo sigue teniendo un coste mucho más reducido que el de otras tarifas móviles, lo cual hace que sea importante para mantener conversaciones largas sin preocuparse de la factura.
  • La posibilidad de localizar a personas sin móvil: a pesar de que pueda parecer imposible en pleno siglo XXI, hay personas que carecen de teléfono móvil, en especial las personas mayores. Para poder hablar con ellas de fijo a fijo sin preocuparse del tiempo sigue siendo necesario el teléfono fijo.
  • La cobertura: una de las grandes ventajas del teléfono fijo es la tranquilidad de que no se va a ir la cobertura, esto hace que la conversación telefónica sea mucho más fluida.
  • Marcación automática: es verdad que podemos activar esta opción con los teléfonos móviles, pero la simpleza de un teléfono fijo con este tipo de marcación lo convierte en favorito de muchos.
  • Teléfonos inalámbricos: el teléfono fijo ya no tiene que ser estático, la posibilidad de poder moverte por la casa como si llevaras un teléfono móvil pero manteniendo una cobertura óptima es una de las grandes ventajas de este modelo.
  • Llamadas al extranjero: las llamadas al extranjero suelen ser más rentables y cómodas si se realizan a través de un teléfono fijo.

 

Desventajas del teléfono fijo

Así mismo, hay que tener en cuenta aspectos negativos que tiene este dispositivo. Por ejemplo la falta de movilidad. Esta desventaja es obvia puesto que el teléfono fijo no puede ser movido más allá de la casa en donde esté instalado. Por lo tanto, hay que determinar si vale la pena dependiendo del tipo de vida que suela llevarse.

También es verdad que el fijo tiene pocas opciones. En este caso, si lo único que buscamos de un teléfono es recibir llamadas, el teléfono fijo es una mala opción. Una de las mayores ventajas del fijo es la posibilidad de hablar sin tener en cuenta el tiempo. Si no vamos a darle ese uso, no estaríamos aprovechándolo.

Además de pocas opciones tiene poca funcionalidad. Con esto nos referimos a la comparación con los smartphones. En un teléfono fijo es imposible enviar o recibir mensajes de texto o conectarse a internet, por lo que estas funcionalidades se pierden.

Y por último hay que tener en cuenta los precios elevados al llamar a móvil. Las tarifas para teléfonos fijos ponen muy fácil llamar de fijo a fijo pero cuando se trata de llamar a un teléfono móvil, la cosa cambia. Los precios suben y, si lo que buscamos es hablar hacia móviles, no es rentable.

 

Entonces, ¿vale la pena tener teléfono fijo?

En definitiva, las ventajas y desventajas del teléfono fijo son muchas y muy variadas. La decisión es únicamente tuya, teniendo en cuenta tu estilo de vida y tus necesidades.

Si tu estilo de vida es muy ajetreado y sueles pasar la mayor parte del día fuera de casa, deberías pensar bien si te conviene instalarlo en casa. Por otra parte, puede que realices muchas llamadas al extranjero, en este caso definitivamente te convendría.

Si, por el contrario, sueles hacer mucha vida en casa pero tan solo quieres un teléfono para recibir llamadas, quizá no te salga rentable mantenerlo. Ahora bien, si no puedes imaginar tu vida sin largas llamadas telefónicas (especialmente a fijos nacionales), no deberías dudar en seguir con tu teléfono fijo.

Como ya hemos mencionado, la decisión de tenerlo o no es exclusivamente propia. Esperamos que este artículo te haya ayudado a despejar dudas al respecto y a aclarar tus ideas sobre la necesidad de un teléfono fijo en tu vida.

Dejar una respuesta

Por favor introduce un comentario!
Por favor introduce tu nombre