Cuando hace frío porque hace frío. Cuando hace calor porque hace calor. Que si hoy ha sido un día duro. Que si mañana me viene mal y aquí, mientras tanto, la casa sin barrer.

El caso es que en el pulso entre la diligencia y la desidia no son pocas las veces en que, cuando tenemos que hacer algo excepcional a nuestra rutina, el perezón gana sobre la acción de todas todas.

A mí me ocurre en cosas como llevar el coche al taller, ante algún trámite burocrático y cuando tengo que realizar ciertas compras no habituales. Ante este tipo de situaciones el sofá ejerce una fuerza en sentido contrario que confirma varias leyes de Newton.

Realmente creo que pensaron en mi cuando se configuró la tienda online de Simyo. Porque en el top ten de las cosas que más pereza me dan en esta vida se encuentra, sin duda, la de ir a una tienda física de telefonía móvil.

Pero, ¿existen tiendas físicas Simyo?

Sea cual sea la operadora, acudir a una tienda física de telefonía móvil supone tiempos de espera enormes. Que si clientes que no se llevan los deberes hechos de casa y piden ver hasta la maqueta del primer Nokia que se sacó al mercado. Los trámites que incluyen escaneos, fotocopias y muchos por-favor-facilíteme-ahora. Y ya por no hablar de las señoras que “solo tienen una preguntita” …A mí me crispa los nervios y saca la peor misantropía que llevo dentro.

Y vosotros diréis ¿Pero Simyo tiene tienda física? La respuesta directa es sí, existen, pero no están digamos a pie de calle.  Lo que tienen son acuerdos con establecimientos que actúan como puntos de venta de la marca. Entre la lista se encuentra Carrefour, la fábrica del cartucho, Beeb, PcBox e incluso algunos locutorios.

En las tiendas físicas básicamente vas a poder hacer cualquier trámite. Desde un duplicado de tarjeta, un alta nueva, una portabilidad e incluso comprar un móvil. Podrás hacer todo menos consultas y operaciones sobre la línea. Para eso tendrás que acudir al teléfono gratuito o la tienda OnLine de Simyo.

¿Por qué es mejor utilizar la tienda online de Simyo que una tienda física?

A priori las diferencias son escasas. La oferta de teléfonos y tarifas es exactamente la misma tanto en la tienda online Simyo como en la física. Los tramites que puedes hacer, salvo la excepción que ya he mencionado, son las mismas. Quizá la más evidente es la de que si vas a una tienda física, le ves los ojos al tendero.

Pero, a mi modo de ver hay mucho más.

  • No hay esperas. La propia “home” de Simyo ya te ofrece lo que necesitas para resolver tus dudas con la operadora.  ¿Qué quieres infórmate sobre tarifas? Pues tienes configuraciones ya lista o unos interruptores para que configures una 100% adaptada.
  • El trato es exclusivo en tanto que la web es funcional para ti desde el primer momento que entras. Está muy orientada al usuario.
  • Comodidad. Si ya eres cliente Simyo tienes un área personal en la que vas a poder realizar consultas y actuar sobre tu tarifa.
  • Si, a pesar de la sencillez de la página, tienes dudas, dispones de teléfonos gratuitos a los que llamar.
  • Siempre está abierta. La tienda Simyo Online no tiene horarios de verano, ni cierra por inventario, ni porque es festivo. Puedo acudir a ella cuando mi nivel de pereza esté más bajo.
  • No tengo que moverme del sofá. Al menos no por este motivo. Mejor, así optimizo mi tiempo y lo organizo como quiero. No sé vosotros pero yo tengo mucha vida como para perderla haciendo filas indias en una tienda.

Mismo caso y una encrucijada el “what if” si fueras a una tienda online Simyo o una tienda física.

¿Os acordáis aquella película protagonizada por Paltrow que trata de las dos posibles vidas de una persona según tome un tren o lo pierda? Pues aquí es lo mismo.

Tengo a una Hellen de turno, seria, profesional, de las que llevan su pelo largo recogido en una apretada coleta, con una prometedora y feliz vida por delante. Esta Hellen tiene la firme intención de ser de Simyo, navega normal, habla lo justo y quiere aprovechar y comprar un móvil nuevo.

Sabe que se acercará a una tienda Simyo por la tarde, después de trabajar, antes de ir al teatro donde le espera una primera cita real con el James de turno, una media naranja en potencia. Solo tiene una duda, ¿Realizará el trámite online o se dirigirá a una tienda física?

En uno de los casos. Hellen entra en la página de Simyo y consulta el mapa que ofrece y permite filtrar los distintos puntos de venta de una zona determinada y se apunta en su libreta cuqui la dirección más cercana al teatro donde ha quedado con James.

Al terminar su jornada, aunque le hubiera gustado pasar por casa, toma el trasporte público y, gracias a la magia de la geolocalización, localiza la tienda en cuestión y resulta que está cerrada. Se le olvidó leer la letra pequeña en el que el propio Simyo recomienda que llames a su teléfono gratuito para verificar si la tienda sigue siendo proveedor o no. No pasa nada. Entra de nuevo en internet a través del móvil, y busca una nueva tienda por la zona.

Desde atención al cliente teléfono, le confirman que sigue siendo tienda. Cuando llega el dueño del establecimiento y única persona en la tienda está atendiendo a un señor que no tiene muy claro que quiere y que, cuando al final se decide, no encuentra los papeles necesarios que seguro llevaba encima. Y Ellen espera mirando de reojo el reloj.

Cuando al fin le atienden pide directamente una tarifa 100 min+ 1,7 Gb de 9,50€ de Simyo y le enseñan varios modelos de móviles. Duda entre un par de modelos pero el dueño sabe más de cartuchos de tinta que de móviles y se disculpa afirmando que es el hijo quien lleva las cosas, ahora mismo no está pero que enseguida llega… Para cuando termina y llega al teatro el tal James ha desaparecido y ella tiene su perfecta coleta en la frente de tanto correr de allá para acá.

En el otro caso. Hellen sale del trabajo, va a su casa, entra en la tienda online de Simyo y ve la gama de teléfonos móviles. Duda entre dos modelos y decide pensárselo mientras se arregla para su cita. Con la coleta repeinada y un modelo de ensueño, ya tiene claro que modelo de móvil quiere y que lo pagará con un pago único. Una vez inicia la compra, elige la tarifa “Habla y navega a tope”, opta por la portabilidad y deja lo de los bonos para más adelante. En el siguiente paso rellena los datos y facilita toda la información. Procede al pago y le da tiempo incluso a repensarse el modelo de la noche. Llega puntual al teatro, James está estupendo y la noche es maravillosa.

Huawei P8 Lite 2017
Huawei-P8-Lite-2017
Desde 33€ +6.5€ al mes durante 24 meses ¡Consíguelo!
LG Q6
LG-Q6
Desde 55€ +8.5€ al mes durante 24 meses Ahorra 50€
Galaxy S8
Samsung-Galaxy-S8
Desde 211€ +17€ al mes durante 24 meses ¡Consíguelo!
Sony Xperia XA1
Sony-Xperia-XA1
Desde 47€ +8€ al mes durante 24 meses Ahorra 25€

¿Lo véis?¡Pero si hasta el párrafo es más corto con la opción de tienda online de Simyo!

Conclusiones finales. Los puntos fuertes de las tiendas online Simyo.

Rapidez, claridad, comodidad, sencillez, exclusividad, atención permanente por expertos y una media naranja. Yo que no soy Hellen, tengo clara mi valoración. Todo lo dicho y cambio lo del amor frutal por las leyes de Newton que afectan directamente en lo agustito que voy a estar en mi sofá, mis alpargatas, mi reposapiés, mi refresco de cola y mi buena desidia. En el tiempo que me atienden en una tienda me veo la peli de la Paltrow dos veces.

Y vosotros, ¿Cuánta aversión hacia los demás os ha electrizado el cuerpo por ir a una tienda de telefonía móvil? ¿Cuál es vuestra experiencia respecto a la tienda online de Simyo?

Dejar una respuesta

Por favor introduce un comentario!
Por favor introduce tu nombre