Acabas de volver a España, tras unos años viviendo en el extranjero, todo te resulta conocido y desconocido. Ni siquiera durante todos los años que viviste fuera usaste smartphone y cuando venías en vacaciones no te cabían más redes wi-fi de casa de tus amigos guardadas en tu vieja BlackBerry. Pero llegó el momento de volver a España. Y con mi vuelta, mi portabilidad a Pepephone.

Vuelves a España y necesitas una tarifa: Mi portabilidad a Pepephone

Tienes que retomar tus amistades y recuperar los niveles de terraceo, jamón y cañitas y en esas ocasiones, pasados los cordiales saludos, en el primer silencio, te lanzas al ataque con tu lista de preguntas necesarias para sobrevivir a la vuelta: “¿qué compañía de teléfono tenéis? ¿cuál me ofrece más por menos?¿qué consumo medio tienes?…”

Vas descubriendo que la mayoría están bastante informados y te dan datos precisos y preciosos. Escuchándoles, en seguida piensas tengo que hacer una portabilidad porque lo que tengo es una ruina.

En la encuesta descubres dos cosas muy importantes: no existe la permanencia y todo, en Madrid, se hace por aplicación (parquímetro, bicimad…), Así que sí, necesitas desde ya un nuevo contrato.

En mi caso, pregunté bastante porque los hábitos de consumo son muy diferentes entre mis amigos. Una gran diferencia radica en cómo haces las llamadas, vía WhatsApp o normal. Con lo que significa eso para el consumo de datos o llamadas (pero eso es para otro post). Hechas las consultas y apremiada por quitarme la dependencia de recargar el teléfono o depender de sitios con wifi gratis, me decidí por hacer una portabilidad a Pepephone.

Portabilidad a Pepephone online: firma del contrato en unos minutos

“Lo extraordinario de ser normal”, dice su eslogan, cuando lo lees no puedes creértelo que sea así de cierto. Normal y sencillo. Dicho y hecho. Entras en la web de Pepehone y de un modo muy intuitivo sin laaaargos discursos vas haciendo “click”, los pasos se van sucediendo, firmas on line el contrato.

En total, la portabilidad a Pepephone no llega a cinco minutos el tiempo que inviertes en rellenar tus datos y manteniendo el número.

Después de eso te llega un email dándote la bienvenida y con la copia del contrato y ¡¡ya está!!. En mi memoria quedaban los procesos anteriores, largos, eternos y en los que tu propio aburrimiento te derrotaba, antes de cambiarte de compañía.

Atención al cliente de Pepephone eficaz: Esperas cortas y te recuerdan que es desde España

Unos minutos después, te llega un nuevo mail con la clave de acceso de “Mi Pepephone”, donde podrás consultar posteriormente tu consumo, facturas, hacer otras gestiones como bloqueos, desvíos… En los mails incluyen también las opciones de atención al cliente vía telefónica que hay.

Error: sólo son gratis si llamas desde tu Pepephone, pero todavía no tienes la portabilidad… así que si te surge una duda en el proceso on line o deseas hablar con una persona, (que por cierto, son muy simpáticos), te toca pagar.

En menos de 24 horas tienes tu nueva SIM de Pepephone

Al día siguiente de la solicitud, un mensajero (estaría bien que tuviera la pinta de Pepe o al menos la chaqueta o la peluca). Te entrega en mano un sobre (éste sí con los puntos corporativos) con tu nueva Sim y unas sencillas instrucciones para configurarlo, además de recordarte brevemente las ventajas de “Mi Pepephone”. No hace falta ser hábil, ni superdotado, es súper fácil y lo puede hacer cualquiera, hasta los impacientes.

La portabilidad, en mi caso, se demoró 4 días desde que firmé con Pepephone (firmé el 15 y el 19 ya estaba). Me resultó muy útil y de agradecer que ellos se encargaran de todo y que hicieran la portabilidad en horas de la madrugada. Cuando te acuestas, tu teléfono tiene red de la compañía que estás dejando, te levantas y ya debería de poner Pepephone.

Digo “debería” porque parece que las otras compañías no siempre colaboran en la portabilidad y, por lo tanto, cambio de cliente, según un mail que Pepephone me envió: “Debido a un error puntual de configuración y completamente ajeno a nosotros, no pudiste cursar ni recibir llamadas y tampoco navegar hasta que finalmente se ha solucionado hace unos minutos”.

La portabilidad a Pepephone fue sencilla de realizar, efectiva y el único problema que surgió, (que no dependió de ellos), me lo explicaron telefónicamente de forma simple, sin largas esperas ni desde un lejano call center como el de Slumdog Millonaire, y además me descontarán un 10% de mi próxima factura como compensación.

A mí me afectó durante 16 horas desde que mi anterior compañía me cortó la línea. Además tuve que soportar el recibir 46 llamadas en 48 horas (verídico porque las conté), de la anterior compañía, con una práctica malísima y mal educados.

Sólo una vez me hicieron una contraoferta, que superaba en 6€ lo que acababa de contratar, ( sí, se me quedó cara de emoticono sorprendido), el resto o llamaban y al responder cortaban en seco o me decían que por qué me iba y colgaban a la primera respuesta sobre el precio. Obsceno, después de más de 17 años en esa compañía, 12 de ellos con contrato.

Ojalá que toda la burocracia a la hora de volver a España fuera tan fácil y sencilla como hacer la portabilidad a Pepephone.

¿Y vosotros? ¿Habéis tenido alguna experiencia a la hora de realizar la portabilidad a Pepephone?

Dejar una respuesta

Por favor introduce un comentario!
Por favor introduce tu nombre