Hoy en día, el mercado nos ofrece múltiples posibilidades a la hora de elegir un operador de telefonía. Si no estamos muy satisfechos con el actual, como era mi caso, cambiar de compañía en busca de las condiciones más ventajosas, puede ser un quebradero de cabeza. Aquí os cuento mi experiencia y los pasos que seguí para realizar una portabilidad a Movistar.

¿Por qué Movistar?

Hablando con amigos y conocidos, siempre había escuchado que se trataba de la compañía líder y que, por tanto, iba a encontrar menos problemas a la hora de tener cualquier incidencia.

Me informé de las ofertas a través de Internet y decidí realizar la portabilidad a Movistar. En este caso, elegí una tarifa de contrato, por la comodidad que ello supone.

Cómo gestionar la portabilidad a Movistar

Para llevar a cabo la portabilidad, el proceso fue muy sencillo. Anteriormente yo provenía de prepago y, el hecho de no estar pendiente de la disponibilidad de saldo, implica una ventaja a tener muy en cuenta.

A estas alturas, es recomendable haberse cerciorado de la finalización del contrato con nuestro anterior operador (si es el caso). De no ser así, nos vemos expuestos a una penalización por incumplimiento de condiciones.

 

En algunas ocasiones, se trata de unas cantidades bastantes elevadas que llegan incluso a superar la cifra de 100 euros. Pues bien, para llevar a cabo el cambio de compañía sólo tuve que facilitar mis datos personales (nombre, domicilio, edad, DNI, número de cuenta, anterior operador, etc.). La portabilidad a Movistar ya estaba en marcha.

Al provenir de otro operador, es necesario solicitar una nueva tarjeta SIM. Pero tranquilidad, se puede conservar el número antiguo. Además, la nueva SIM se adapta a los diferentes formatos de móvil (estándar, micro, nano). La envían de forma gratuita a tu domicilio o a la tienda Movistar más cercana.

Como es lógico, con la portabilidad a Movistar, la firma ofrece a sus nuevos clientes la posibilidad de adquirir un nuevo móvil Smartphone entre una amplia gama. Éste se puede financiar en varios plazos sin intereses que ellos mismos te ofrecen. En mi caso, no requerí de ello, pues contaba con un terminal recién comprado. Pero varios conocidos optaron por esta elección y, según me contaron, las condiciones de los pagos son bastante ventajosas.

Huawei P10
Huawei-P10
Desde 0€ +15.23€ al mes durante 30 meses Ahorra 25€
Motorola Moto G5
Motorola-Moto-G5
Desde 0€ +7.43€ al mes durante 24 meses Ahorra 50€
Samsung Galaxy J7 2017
Samsung-Galaxy-J7-2017
Desde 0€ +12.93€ al mes durante 24 meses Ahorra 50€
Samsung Galaxy J5 2017
Samsung-Galaxy-J5-2017
Desde 0€ +10.62€ al mes durante 24 meses Ahorra 25€

Plazos del proceso 

Una de las cuestiones más importantes para muchos usuarios es el tema de los plazos pues, a día de hoy, es complicado estar desconectado del resto de personas. En el caso de la portabilidad a Movistar, una vez que aceptas las condiciones, la compañía te comunica en ese mismo momento cuándo será efectiva la nueva línea (que no el número ya que, recordemos, se puede conservar el antiguo).

Mientras tanto, tu teléfono seguirá funcionando con el servicio de tu compañía actual. Este proceso varía de unos usuarios a otros. En mi caso fue tan solo de unos días. No obstante, en el momento en que la portabilidad es efectiva, recibes constantes instrucciones vía mensaje de texto (SMS) sobre los diferentes pasos a realizar.

Una vez que ya eres nuevo cliente de Movistar, tan solo queda que recibas la tarjeta SIM. Su envío se realiza a través del servicio de mensajería de Correos y no debería tardar mucho más de 2 o 3 días, al menos en mi caso particular.

Como ya se ha mencionado, podemos pedir que nos la manden a nuestro domicilio o bien, a la tienda Movistar más cercana. Todo ello sin coste alguno.

Otras ventajas para elegir la compañía

A esta ventaja, se suman otras de bastante importancia. La principal, al menos desde mi punto de vista, es que estas tarifas de contrato no requieren permanencia. Considero que este aspecto es clave, y es por ello, que elegí una portabilidad a Movistar en lugar de a otro operador.

Aunque no era mi caso, los terminales que ofrece esta firma, son en su mayoría liberados. Por lo que, en caso de no estar satisfechos y querer darnos de baja, podemos hacer uso de este móvil en posteriores ocasiones (siempre que hayamos terminado de pagarlo).

También es importante señalar que, si la portabilidad ha sido tramitada por vía telefónica o de forma online, dispones de 14 días para desestimar el contrato. Los operadores informan en todo momento de esta opción.

 

Además, dentro de dicho período, no existe ningún tipo de penalización. Y es que cuando comienza un proceso de portabilidad, la compañía anterior empieza a bombardearnos con suculentas ofertas que nos puede hacer dudar.

A todo ello hay que unirle el, a mí juicio, óptimo servicio técnico proporcionado por Movistar. Se trata de algo que, en alguna ocasión, casi todos hemos experimentado.

Pero esta sólo es mi propia experiencia. Ahora os toca a vosotros contarnos cómo os fue al cambiar a ésta compañía.

Dejar una respuesta

Por favor introduce un comentario!
Por favor introduce tu nombre