El USB Type-C, la puerta que nos da acceso al futuro

Seguro que estos últimos meses has oído hablar del USB Type-C, especialmente si estás pensando en renovar tu viejo móvil. Si aún no conoces de qué va la película con el Tipo C no te frustres, tan solo se trata de la evolución natural del USB Type-A, es decir, un conector que está haciéndose con el mercado de smartphones, tablets y PCs en los últimos años. Cuando conozcas en profundidad las ventajas del USB C te va a encantar y despejará todas tus dudas, estamos seguros.

¿Qué es el USB Type-C?

El USB Type-C o Tipo C es un conector que lleva ya varios años mostrándose en los dispositivos más modernos del mercado. Al igual que el USB normal o Type-A, sirve para la transmisión de datos, aunque es habitual que los Type-C lo hagan con mayor velocidad, algo que depende de las tecnologías con las que sea compatible. La principal diferencia entre estos es el tamaño, ya que se asemeja más a un Micro USB que a un USB clásico. Este es precisamente el motivo por el que se está implantando en los móviles y tablets.

Ya podemos ver el USB Type-C no solo en dispositivos móviles, también está presente en ordenadores portátiles y de sobremesa. El Tipo C no llega solo para cumplir las funciones que ya cumplía el USB antes, sino también para suplir otras tantas completamente nuevas. Y es que las ventajas del USB Tipo C cambian por completo la forma en que vemos este conector que lleva tanto tiempo con nosotros, pero que ha sufrido un importante cambio de apariencia. Es un cambio tan importante como el salto a la eSIM.


¿Cuáles son las ventajas del USB Tipo C?

El conector USB Type-C ofrece una serie de ventajas realmente interesantes con respecto al conector Type-A.

  • Diseño: El USB Type-C es mucho más compacto y similar al Micro USB
  • Reversible: El Tipo C se podrá conectar independientemente de la orientación del conector
  • Velocidad: Dependiendo de la versión que usemos del Type-C la velocidad de transferencia de datos será mayor
  • Universalidad: El USB Tipe C unirá en un único accesorio todos los conectores necesarios para enlazar tus dispositivos
  • Mejor rendimiento: Esta nueva tecnología mejora sobre la anterior transfiriendo datos y con más corriente eléctrica
  • Facilidad de uso: Con el USB Type-C vas a poder comprobar que su uso es mucho más fácil que el anterior conector
  • Menos residuos: Gracias a su estandarización se evitará la existencia de diferentes conectores para un mismo uso

¿En qué dispositivos puedo encontrar el USB Type-C?

Como comentábamos anteriormente, el USB Type-C no solo está disponible en smartphones y tablets, aunque se trata de uno de los tipos de dispositivos en los que más lo vemos. Incluso ahora ha dado el salto a ejemplos tan notables como el iPad Pro, y todos sabemos lo suyos que son estos de Apple para estandarizar sus accesorios.

El Micro USB, que tan presente estaba en estos aparatos, se acerca cada vez más a la desaparición en favor de este nuevo conector, que combina su diseño compacto, con una versatilidad jamás vista. Al mismo tiempo, los accesorios de los dispositivos, como bases de carga o adaptadores, van transformándose a las necesidades de los usuarios con este nuevo conector.

Por otro lado, también podemos encontrar el conector Tipo C en formatos más grandes, como es el caso de los PC, Mac o incluso sus periféricos. De hecho, ya existen monitores capaces de usar los USB Type-C como fuente de vídeo como si se tratase de un HDMI o un DisplayPort. El USB C ha llegado para quedarse y para tomar el lugar de montones de conectores diferentes.

El mejor ejemplo de ello son los MacBook, que ahora usan los conectores Type-C, más concretamente el USB 3.1 de última generación para todas las salidas y entradas, desde datos hasta alimentación.


Velocidad del USB Type-C

Tienes que saber que el USB C no aporta más velocidad como tal en la transferencia de datos, se trata únicamente de un conector. Sin embargo, siempre que cuente con un cable de última generación, como el Power Delivery, se podrá aprovechar al máximo todas las características de este conector.

Como ya hemos visto antes, el USB Type-C está creado con la finalidad de soportar archivos de mejor calidad y más pesados. A diferencia de otras tecnologías, el USB Type-C solo utiliza el USB 3.1. Así que los USB 1.0 y 2.0 son incompatibles.

A medida que la tecnología evoluciona, este tipo de productos mejoran. El USB Type-C puede alcanzar hasta los hasta los 10Gb/S. Sus antecesores (USB 2.0, 3.0 y 3.1) tienen unas velocidades de 60Mb, 600Mb y 1,25Gb/S respectivamente. Vamos, que descargar una película en 4K estará lista en 30 segundos.


¿El USB Type C merece la pena o es una moda?

Sin pensarlo ni un segundo, el USB Tipo C merece la pena, y mucho. Este tipo de conector es el que más se está acercando a la estandarización global en todo tipo de compañías, desde Google hasta Apple, así que dudamos mucho que se trate solo de una moda pasajera más.

Así, si hay algo que sacar en claro de todo esto, es que el USB Type-C no es el conector del futuro, sino del presente, uno que podría llegar a dispositivos tan emblemáticos como el próximo iPhone. Es la puerta de acceso de montones de tecnologías diferentes que ya existen, como Thunderbolt 3 o VirtualLink, y de otras que vendrán. Quizá en un futuro podamos usar tecnologías inalámbricas para suplir lo que hace ahora este conector, pero por ahora, apostar por el USB C es ir a lo seguro.

Post relacionados

Entrada actualizada por: Andrea Dieguez el Viernes, 31 de Enero de 2020

Andrea Dieguez