Seguro que habéis oído el término fintech en algún momento puede que sin comprender aún muy bien a qué se refería. En pocas palabras, se entiende por fintech a la adaptación del mundo financiero a las tecnologías actuales. El ecosistema fintech ha sido de los que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos años, sin embargo hoy estoy aquí para hablaros de algo más novedoso, el insurtech, que se encuentra relacionado de manera muy cercana con el sector seguros.

Ambos movimientos no solo comparten la similitud de sus nombres, originados tras la combinación de términos ingleses, sino que tratan de adaptar sectores específicos a las últimas tendencias.

En este caso, el término insurtech viene de las palabras insurance (seguros) y technology (tecnología). Este movimiento surge con un objetivo claro, el de adaptar las compañías de seguros tradicionales a los medios y tecnologías que se encuentran disponibles a día de hoy. Los comparadores de seguros, ahora tan implantados en nuestra sociedad, fueron los pioneros en adaptar el mundo de los seguros a la tecnología disponible en aquel momento. Esta situación incentiva la creación de startups dispuestas a ofrecer servicios complementarios o adicionales a los ofrecidos por las compañías aseguradoras ya existentes. Utilizarán algoritmos e inteligencia artifical para desarrollar unos servicios más personalizados que se adapten mejor a las necesidades de cada persona.

En resumidas cuentas, es una respuesta previsible de un sector que, al igual que el sector financiero, avanzaba lentamente sin apenas experimentar cambios en su funcionamiento en décadas. Sin embargo, la tecnología avanza a una velocidad de vértigo y el mundo lo hace al compás, por lo tanto las necesidades del mercado cambian inevitablemente. Una de las novedades que trae consigo el insurtech es que las aseguradoras ya no solo se centran en asegurar objetos sino que ofrecen servicios mucho más personalizados y a cualquier hora del día para dar respuesta a las nuevas demandas de los consumidores.

Para que os tengáis una idea más clara, hoy os traigo el ejemplo de Trov, que ya ha llegado a Australia y Reino Unido. Es una startup que ofrece una plataforma de seguros en tiempo real que permite a los usuarios asegurar productos específicos durante un periodo de tiempo a elegir. Con ella podrás asegurar aquello que usas más frecuentemente como tu móvil, portatil, bicicleta, televisión… Echadle un vistazo al video que dejo a continuación, seguro que os ayuda a entender su funcionamiento. Y un detallito más, esta startup consiguió una financiación de 25,5 millones de dólares hace un par de meses… Está claro que Insurtech es el sector de moda estos días y los inversores lo saben.


Actualmente, ninguna aseguradora ofrece pólizas sobre dispositivos concretos y la mayoría solo las ofrece con carácter anual. Por lo tanto, compañías como la mencionada anteriormente ofrecerán los servicios novedosos que la gente necesitaba desde hace tiempo. Desde el punto de vista del usuario, el desarrollo de este sector significa buenas noticias. Podremos contar con un servicio adaptado a nuestras necesidades, cercano y sencillo de utilizar.

La economía colaborativa también abre nuevas posibilidades a las aseguradoras, que pueden buscar colaboraciones estratégicas a la vez que mejoran la seguridad de las empresas que utilizan este modelo de negocio. Un claro ejemplo es el de AXA, que a través de un acuerdo con Blablacar permitirá proteger los objetos que los pasajeros olviden. Sin embargo, algunos ven la economía colaborativa como un obstáculo ya que si no contamos con la propiedad de lo que estamos usando, no necesitamos un seguro.

También hay que tener en cuenta como detonantes del cambio que está sufriendo el sector de los seguros al internet de las cosas y el coche autónomo. Estas incorporaciones cambian las reglas del juego y es por eso que las compañías de seguros se han mostrado receptivas a colaborar con startups tecnológicas que les ayuden a definir nuevos modelos de negocio. Otra de los aspectos que viene a cubrir el insurtech es que los usuarios cada vez están menos interesados en acumular propiedades y más en concentrar experiencias, que suelen ser breves y esporádicas. Es por este motivo que los seguros anuales o de larga duración dejan de tener sentido. La economía colaborativa que mencionaba antes creará situaciones a las que habrá que dar respuesta y es por eso que este sector tiene un interesante camino por recorrer.

Tendremos que esperar para ver cómo evoluciona este movimiento, aunque parte con la ventaja de contar con el ejemplo del sector fintech como inspiración. Es cierto que en España no contamos con plataformas como Trov, Lemonade, Guevara… Pero esperamos que en los próximos meses dispongamos de servicios como por ejemplo Coverfy, que promete trasladar todos nuestros seguros a nuestro teléfono móvil para que nos sea más sencillo interactuar con ellos.

*Imagen portada gracias apa.org

Post escrito por Iván Negrete como colaborador de Roams.

Tags: , , , , , , , ,