Ya os contábamos hace unos días cómo hacer una portabilidad móvil  así que hoy, lo mejor será que hablemos de la portabilidad de Internet de un operador a otro. Para empezar, tú tienes que hacer los trámites de todo esto, no los hace el operador al que queremos cambiar. Las gestiones se pueden realizar por teléfono ya que por ley las conversaciones se graban para evitar malentendidos y nos tienen que dar un número de incidencia como referencia. Pero este número te lo tienen que enviar por SMS o por email, recuérdalo.  ¿Y por qué te digo esto? porque el operador te puede decir que tienes que mandar la baja por fax, carta, paloma mensajera, etc. y es aquí donde tienes que hacerles saber que conoces tus derechos y que la conversación se está grabando y con eso es suficiente. Aprovecha también a decir que quieres una baja “rápida” para que no estén demorándose en el tiempo. También te pueden alegar que tienes facturas pendientes y por eso no puedes marcharte, pues bien, tienes que saber que eso no es cierto, y que la ley permite darse de bajar de un servicio con independencia de tener impagos. En definitiva, te digan lo que te digan, o te ofrezcan lo que te ofrezcan, que sepas que tienes todo el derecho del mundo a hacer una portabilidad de Internet sin dar mayores explicaciones y que la baja debe ser tramitada en 48 horas.

¿Y qué pasa con los cobros que quieren hacer por el router o por la instalación? Muchas veces al darte de baja te exigen una cantidad por el material que te quedas, como el router. Pues bien, diles que no lo quieres, porque no lo vas a usar más, y que lo quieres devolver. Los routers suelen tener un coste elevado y larga vida, así que la compañía lo puede reutilizar. Por ley, tenemos el derecho a devolver el material al operador, y ellos la obligación de venir a recogerlo a casa y comprobar su estado. Por voluntad propia, también lo puedes llevar a una tienda, pero en ambos casos asegúrate de que te entregan un recibo con la fecha de entrega para evitar problemas futuros. También te pueden exigir un cobro por la instalación que hicieron en su momento si no cumples la permanencia. Tienes que informarte de esto bien cuando estés firmando porque están en su derecho si no cumples la permanencia.

¿Y si tengo permanencia? nos exigirán un pago que aparece en el contrato si no se cumple este requisito, por eso a veces es mejor pensárselo dos veces y hacer números incluyendo este coste, a ver si nos hace ahorrar o por el contrario, gastamos más.

Es recomendable que vigiles la última factura que te llega con el operador después de hacer una portabilidad de Internet, porque suelen cobrar de más, redondean en 15 días aunque ya no estuvieses usándolo, y en realidad solo tienen derecho a cobrarte los dos días siguientes (y hábiles) tras pedir la baja. Si el operador no da de baja en ese tiempo, ellos tendrán que corren con los gastos del consumo de datos que realices.

Antes de hacer una portabilidad de Internet porque te atrae mucho la oferta, analiza si es lo que realmente necesitas, o si vas a pagar de más por algo que no vas a usar. Quizás no sea necesario cambiar de operador pero sí hablar con la actual para buscar otra tarifa (valora también si tienes permanencia de tarifa)

Si te han pasado alguna factura que consideras injusta, te recomiendo pagarla y luego reclamar si no quieres acabar en alguna lista de morosos. Cuando empieces a reclamar ya sabes qué pasos seguir, y no olvides pedir siempre un número de referencia de tu caso para poder identificarlo con los distintos teleoperadores que te atiendan.

Tags: , , , , , , ,