Ayer amanecíamos con la noticia de que finalmente MásMóvil se ha hecho con el 100% de las acciones de Yoigo por nada menos que 612 millones de euros aproximadamente. Es una noticia que llevábamos esperando ya varias semanas, dado que cada día nos llegaba nueva información sobre el estado de las negociaciones. No es el primer movimiento de este estilo por parte de MásMóvil, recordemos que a finales de abril MásMóvil compraba Pepehone por 158 millones de euros. Sin embargo, esto no era más que uno de los pasos a seguir en la estrategia que MásMóvil estaba siguiendo para afianzar la compra de Yoigo. MásMóvil tenía un objetivo claro: convertirse en el cuarto operador de nuestro país, justo por detrás de Movistar, Vodafone y Orange.

Tras esta operación, MásMóvil se posiciona como nuevo protagonista de un rediseñado mercado móvil español, situándose por detrás de los tres grandes de la telefonía. Ahora ya sí que puede decir eso que tanto le gusta, MásMóvil es el cuarto operador de España, algo que resulta obvio, pues han comprado al que anteriormente ostentaba dicha posición.

Como resultado, MásMóvil aumentaría significativamente el número de usuarios, ya que en los diez años que lleva en el mercado español había acumulado una base de 480.000 clientes. Gracias a la compra de Pepephone que hemos mencionado anteriormente, incrementó su clientela en 500.000, llegando a doblar los clientes con los que disponía anteriormente. La adquisición de Yoigo suma nada más y nada menos que 3,2 millones de clientes, esta cartera de clientes es el impulso que MásMóvil necesitaba para fortalecer su posición en el mercado español y escalar puestos dentro de la jerarquía del mismo.

masmovil-ha-comprado-yoigo

Imagen gracias a elandroidlibre.com

Está claro que no ha sido un camino fácil, prueba de ello son los tres meses y medio de negociaciones que Zegona y MásMóvil se traían entre manos con Yoigo, que prometía ser uno de los culebrones de este verano. Tras la dura batalla contra Zegona, MásMóvil ha salido vencedor postulándose por lo tanto como comprador del hasta ahora cuarto operador de nuestro país. El grupo de empresas británicas que forman Zegona no se encontraban muy lejos de conseguir cerrar la operación, aunque finalmente las negociaciones se tornaron hacia MásMóvil. Zegona llegó a ofrecer 715 millones de euros, pero un sector de los accionistas de Yoigo se encargó de rechazar dicha oferta.

Con la compra de Yoigo, MásMóvil no solo aumenta sustancialmente el número de clientes, alcanzado un total de 4,2 millones, todavía lejos de los 14 millones que poseen cada uno de los tres grandes de las telecomunicaciones.

MásMóvil contará con la red propia que tenía Yoigo, con presencia en alrededor de 4.700 localizaciones dando cobertura al 85% de la población. Dentro de los 3,2 millones que MásMóvil adquiere directamente de Yoigo, el 70% ostentan un contrato con la compañía, lo que supone otra aportación positiva a la operación.

Sin embargo, es cierto que todavía le queda mucho por avanzar en el terreno fijo ya que únicamente cuenta con 70,000 clientes de Banda Ancha fija, muy por debajo de los números que manejan sus competidores. Para que os hagáis una idea, Movistar posee cerca de seis millones de líneas, y un competidor más modesto como Euskaltel cuenta con casi 600,000.

A pesar del trabajo que tienen por delante en el ámbito del que acabo de hablar, sí pueden presumir de ser el cuarto operador en cuanto a ingresos. Si echamos un vistazo a las cifras de 2015 podemos ver cómo los 1.067 millones de euros que suman MásMóvil, Pepephone y Yoigo sitúan a la compañía muy por encima de Euskaltel, quinta en el ranking, con 328 millones.

MásMóvil ha cubierto una de las principales necesidades para ser competitivos sin que esto repercuta en sus cuentas, se han hecho con su propia red móvil a través de la que podrán proporcionar cobertura 3G y 4G a la mayoría de la población. Es cierto que seguirán teniendo que contar con la cobertura de Orange y Movistar para cubrir el porcentaje de población a la que no llega dicha red. El importante desembolso que ha realizado la compañía les imposibilita para ampliar su propia red móvil, al menos de momento.

La reorganización de la compañía se presenta difícil y por ahora Spenger ha dicho que mantendrá las tres marcas, MásMóvil, Yoigo y Pepephone. Una adquisición de este tipo tardará un tiempo en tomar forma y conseguir una marca homogénea requerirá de un gran esfuerzo para no repercutir negativamente en los clientes que disfrutan de los distintos servicios. Habrá que esperar también para ver qué ocurre con los empleados que llenaban las diferentes tiendas que Yoigo tenía a lo largo del territorio nacional, por el momento desde MásMóvil afirman que no quieren prescindir de nadie.

 

*Imagen portada gracias elconfidencia.com

Post escrito por Iván Negrete como colaborador de Roams.

Tags: , , , , ,