Que no podemos pasar 24 horas sin nuestro smartphone es una realidad; y que ahora, además, no podemos vivir sin nuestra tarifa de datos y llamadas… ¡casi que también! ? Entonces, cuando nuestro operador, de forma imperativa, decide subir las cuotas de sus tarifas, nos sentimos bastante impotentes, pues ¡no podemos renunciar a las llamadas o a los datos en nuestro móvil! Y, por lo general, nos llevamos un pequeño mal rato, asumimos el cambio y pasamos a otra cosa…

El último estudio que Accenture ha incluido en su encuesta anual Digital Consumer Survey afirma que el 60% de los usuarios no está contento con el servicio que le da su operador, sin embargo, el 71% estaría dispuesto a pagar más si el servicio mejorase [estudio realizado a finales de 2015, contando con la opinión de 28.000 usuarios de 28 países diferentes, entre ellos España].

Pero no es necesario que nos conformemos con un servicio que no satisface nuestros deseos y necesidades. Quizás, hace unos años, cuando solo existía una compañía (luego 3, luego 4…), no teníamos más remedio que adaptarnos a la oferta que había. Pero hoy existen más de 65 operadores en el mercado y miles de tarifas, es imposible no encontrar una que se adapte a nosotros. ¿Y quién las compara todas ellas encontrando la que más se adapta al consumo de cada usuario? ¡Roams! ?

En este punto, muchos ya habréis pensado: ¡Pero es que tengo permanencia! ¿La puedo anular?, a lo que FACUA responde de una forma muy clara:

Sí, porque debemos entender que el compromiso de permanencia vincula a ambas partes: al usuario a cumplir el compromiso y a la empresa a comprometer las condiciones contractuales establecidas en el contrato.

Cualquier modificación de dicho contrato llevada a cabo por la operadora legitima al consumidor a pedir la resolución de éste anticipadamente sin penalización alguna.

Así lo indica el artículo 9 del Real Decreto 899/2009, de 22 de mayo, por el que se aprueba la carta de derechos del usuario de los servicios de comunicaciones electrónicas, que estipula que los contratos de servicios de comunicaciones electrónicas sólo podrán ser modificados por los motivos válidos expresamente previstos en el contrato.

Asimismo, indica que los operadores deberán notificar al usuario final las modificaciones contractuales con una antelación mínima de un mes, informándole expresamente en la notificación de su derecho a resolver anticipadamente el contrato sin penalización alguna.

[clickToTweet tweet=”Si tu operador modifica el contrato, puedes anular la permanencia” quote=”Si tu operador modifica el contrato, puedes anular la permanencia” theme=”style3″]

Quiero aclarar una cosa, efectivamente si tu compañía cambia las condiciones con las que se estableció el contrato y no estás conforme con los cambios, puedes anular la permanencia. Pero si, al mismo tiempo, adquiriste un móvil con dicha compañía, obteniendo un descuento por la contratación del servicio, tendrías la obligación de pagar el valor del descuento.

Y, ¿cuál es el motivo de que os cuente todo esto hoy? Durante las dos últimas semanas, los usuarios de Vodafone One habréis recibido, por correo postal, una carta en la que, la compañía, informa de una renovación de sus tarifas a partir del 18 de abril: aumentan los datos entre 500MGB y 1GB, llamadas ilimitadas a móviles desde el fijo, llamadas gratis entre miembros de la familia,  roaming en todas las tarifas de contrato, Vodafone TV en el móvil y una subida en las cuotas mensuales de entre 2 y 3 euros.

cambios tarifas

Orange hizo lo mismo hace dos meses cuando, a cambio de 500 megas y 50 minutos en las líneas móviles con Ahorro y 1 GB en la tarifa ilimitada, además de un cambio de 30 a 50 Mbps simétricos en la fibra básica, subió 3 euros el precio mensual de Canguro ahorro, Canguro ilimitado y de las líneas adicionales Canguro.

El pionero, en esta ocasión, fue Movistar, que el pasado 1 de enero y con la excusa de la fibra simétrica, efectuó una subida de precio de 3€, añadió un giga extra en los datos móviles e igualó la velocidad de subida a la de bajada para sus clientes de Fusión.

La semana pasada se hizo público el fallo de un juez contra la subida de precio de Movistar Fusion frente a una demanda que un cliente interpuso en mayo del año pasado, por lo que Telefónica deberá devolver a este cliente las cantidades contabas de más y los intereses. ¿Será esto sólo el principio…?

Por otro lado, me parece oportuno comentar que Yoigo ha reducido a 8 GB su tarifa Sinfín para nuevas altas (los que tuvieran 20GB hasta el 31 de marzo los conservarán), dejando el mismo precio de 29€. El operador está repitiendo la misma historia del año pasado, cuando por supuestos problemas de rentabilidad, tuvo que hacer la misma modificación en la tarifa.

Y ayer fue Telecable quien se sumó a esta tendencia anunciando un incremento de 3€ en sus cuotas a partir del 1 de mayo, subiendo de de 1 a 1,5GB la tarifa dTODO 9 y de 1,3 a 2GB la dTODO 15 y cambiando a 26 cnts/min el exceso de minutos y a 24 cnts el establecimiento de llamada. Además, dVOZ 10 sube dos euros a cambio de pasar de 100 a 150 minutos.

Pero, ¿por qué las compañías hacen estos cambios que, en muchos casos, no benefician al consumidor? La explicación es sencilla, todos queremos fibra rapidísima en casa, y tener cobertura y 4G hasta en el pueblo; y esto implica inversión en el despliegue de redes por parte de los operadores. Si éstos realizan dicha inversión manteniendo los precios, sus ingresos disminuyen, por lo que necesitan financiar estas mejoras de alguna manera. ¿Cómo? Subiendo precios en sus tarifas.

Antes de desearos un feliz fin de semana, recordaros que podéis ver con más detalle todos los cambios que efectúan los operadores en las tarifas con la App de Roams, disponible para Android e iOS y que si tenéis cualquier duda sobre alguna de ellas o respecto a vuestros derechos como usuarios y consumidores de telefonía, podéis escribirnos y estaremos encantados de ayudaros.

Nos vemos el lunes en roams.es, con muuuuuuuchas sorpresas… ?

Ahora si: ¡Feliz finde!

Tags: , , , , , , , , , , , ,